Trucos para conseguir que tu bebé se acueste pronto ?>

Trucos para conseguir que tu bebé se acueste pronto

Hacer que los bebés se duerman y permanezcan dormidos es una de las tareas más difíciles de los padres. Se considera que el tercio de los bebés tienen algún tipo de dificultad para dormir bien y hasta los papás de los mejores dormilones no han escapado de “batallas” a la hora de dormirlos.

Comúnmente los padres cometen algunos errores que perjudican el descanso de sus hijos. Lo importante es que estos errores son muy fáciles de corregir.

 

¿Cómo establecer hábitos de sueño saludable?

  1. Debes acostar temprano a tu bebé: Si permites que se acueste demasiado tarde sentirá fatiga y le costará más trabajo dormirse, permanecer dormido y despertará más temprano. Impón horarios fijos para ir a la cama. Los bebés deben dormir alrededor de 12 horas como mínimo. El horario ordenado y repetitivo ayuda a crear buenos hábitos.
  2. No duermas al bebé con alguna forma de movimiento: Eso evitará que alcance la fase más profunda y restauradora del sueño. Usa el movimiento para calmarlo, no para dormirlo.
  3. No coloques demasiados estímulos en la cuna: Esos juguetes de muchos colores lo mantendrán entretenido. Debes oscurecer el cuarto y disminuir los ruidos a la hora del sueño.
  4. Sigue una rutina nocturna antes de acostarlo: Actividades tranquilas y agradables antes de apagar las luces prepararán al bebé para un sueño reparador. Puedes, por ejemplo, bañarlo, leerle un cuento, cantarle una canción de cuna, arrullarlo un ratico, cambiarle el pañal o ponerle su ropita de dormir. Por asociación se preparará para un sueño tranquilo y reparador.
  5. Determina dónde debe dormir el bebé: Si siente temor o está enfermo puedes acompañarlo, pero debe acostumbrarse a dormir en su cama y no con los adultos. Esta práctica es muy importante porque evita lamentables accidentes y le da independencia desde pequeño.

Dormir es una actividad natural del cerebro. Hacerlo bien es un hábito que se aprende desde pequeño con mucha constancia y disciplina.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *